Caminatas

  • Valparaíso (1)

A Valparaíso hay que descubrirlo. Hay que tomarle el gusto y darle tiempo, pues uno no termina nunca de asombrarse con cada esquina, cada color y forma. Un rico café a media mañana ayuda a conocer los ritmos de esta ciudad única que refleja rasgos de las más diversas culturas mundiales.

1. Cerro Alegre y Cerro Concepción

Partir por los Cerros Alegre y Concepción desde la puerta del hotel es una buena idea y así empezar a entender el Puerto. Recorrer los pasajes y calles más lindas, coloridas y con las mejores vistas de los cerros de Valparaíso como el Paseo Gervasoni, Atkinson y Yuguslavo, además de la calle Templemann y el pasaje Gálvez entre otros. A demás podrás vivir la experiencia de sus mágicos y famosos asesores para conocer parte del plan de Valparaíso. Si el tiempo alcanza, un paseo por la Bahía en las barcazas del puerto cerca a la plaza Sotomayor, entrega una perspectiva diferente de la ciudad. En este mapa podrás encontrar esta caminata.

2. Iglesia de la Matriz

Caminando por la plaza de la Intendencia hacia la Plaza Echaurren y luego a la Iglesia de la Matriz uno se adentra en el Barrio Puerto, uno de los lugares que mejor conserva la esencia de Valparaíso.

En dirección al mar se puede entrar directamente al mercado de Valparaíso y luego caminar hasta el ascensor artillería para subir al Paseo 21 de Mayo y admirar la vista a todo el Puerto. Si hay energías, el Museo Naval es una buena alternativa para conocer un poco más de la historia de esta ciudad y de Chile. Si quieres conocer bien este recorrido puedes ir a este mapa donde se describe su circuito.

3. La Sebastiana

La bohemia siempre ha sido uno de los rasgos más característicos del Puerto. Por mucho tiempo ha sido el refugio de grandes artistas, en especial de Pablo Neruda, quien en el cerro Bellavista, en su casa que llamó La Sebastiana, muchas veces se inspiró para escribir sus versos. Llegar hasta su casa es un paseo en sí: subir por la subida Ecuador en un colectivo puede ser una buena y segura alternativa. Descubrir la Sebastiana es en cierto sentido adentrarse al pensamiento de Pablo Neruda y entender un poco más cómo él veía las cosas. Después bajar caminando en dirección al Museo de Cielo Abierto y adentrarse por la calles reconociendo pinturas que los mejores artistas chilenos plasmaron en las murallas de los cerros es una experiencia en sí misma, para luego terminar el recorrido en la fundación Valparaíso y específicamente en su restaurante “Gato Tuerto”, como premio a todo lo realizado. Pincha acá y podrás encontrar más detalles de esta caminata.